Más escaleras y menos ascensor

Hoy comienza febrero, y con este nuevo mes llega un nuevo propósito: utilizar más las escaleras y menos el ascensor, ¿te apuntas?.

Comienza poco a poco

No te vengas arriba el primer día y decidas subir a tu trabajo andando si está en el décimo piso. Quizás una buena manera de comenzar sea simplemente subir un tramo de escaleras del metro, o subir un par de pisos a la hora de llegar a la oficina y después coger el ascensor.

La idea de tener un buen propósito durante un mes es mantenerlo durante todo ese tiempo (y más, si es posible): no darlo todo el primer día y dejarlo después.

Los beneficios de subir escaleras

Subir escaleras es uno de los ejercicios más accesibles que podemos realizar, y que además mejorarán tanto nuestra capacidad cardiovascular, puesto que se trata de una actividad aeróbica, como nuestro sistema muscular.

No solo los músculos de las piernas se ven involucrados en el gesto de subir escaleras: también los glúteos y la musculatura del abdomen, que nos ayuda a mantener una postura correcta, juegan un papel importante en este movimientos.

Subir escaleras, aunque solo sean unas cuantas al principio para después ir aumentando su número con el paso del tiempo, es una de las formas más sencillas de luchar contra el sedentarismo que impera hoy en día.

 

Source link